Saltar al contenido

Cruz de San Benito

la cruz de san Benito comprar Amazon

El crucifijo de la Buena Muerte y la medalla de san Benito han sido reconocidos por la Iglesia como una ayuda para el cristiano en la hora de tentación, peligro, mal, principalmente en la hora de la muerte. Le ha dado al crucifijo con la medalla la indulgencia plenaria.

Cruz de San BenitoCruz de San Benito
Cruz de San Benito proteccionAmazon cruz de san Benito comprar
Crucifijo con medalla del exorcista San Benito, dorado y perfilado con esmalte negro, 8 cmCruz de san Benito 20 cm esmaltada
61 ValoracionesValoraciones
comprar san benito en amazoncomprar san benito en amazon
Cruz de San BenitoCruz de San Benito
Cruz de San Benito amazon comparar
Crucifijo San Benito de mesa de maderaLlavero cruz San Benito
Valoraciones290 Valoraciones
comprar san benito en amazoncomprar san benito en amazon
Cruz de San Benito de oroCruz de San Benito de oro
Colgante de Cruz de San Benito, 2,8 cm, Oro Amarillo 750 18 KColgante de Cruz de San Benito, 3,8 cm, Oro Blanco
ValoracionesValoraciones
comprar san benito en amazoncomprar san benito en amazon

La indulgencia plenaria de la Cruz de la Buena Muerte, quien realmente crea en la santa Cruz, no será apartado de El, ganará indulgencia plenaria en la hora de la muerte. Si este se confiesa, recibe la Comunión o por lo menos con el arrepentimiento previo de sus pecados, llamando el Santo nombre de Jesús con devoción y aceptando resignadamente la muerte como venida de las manos de Dios. Para la indulgencia no basta la Cruz, debe representarse a Cristo crucificado. Esta cruz también ayuda a los enfermos para unir nuestros sufrimientos a los de Nuestro Salvador.

Aquel que haya sido excomulgado de la iglesia y arrepentido cumpla su penitencia una vez se haya confesado ante la autoridad, obispo o superior y comulgue el domingo de resurrección será glorificado obteniendo la indulgencia

Podemos recibir una indulgencia plenaria si portamos la Cruz de San Benito. A través de la indulgencia plenaria somos perdonados del castigo por nuestro pecados en la hora de la muerte. El creyente debe confesarse, recibir la Comunión, y clamar el santo nombre de Jesús con devoción. Para la indulgencia no basta la Cruz, debe representarse a Cristo crucificado, en señal de la unión de nuestros sufrimientos a las de nuestro Salvador.